Menu
Menu

Leones marinos

Cada día realizan varias exhibiciones de sus habilidades e inteligencia.

Desde 1 de Julio hasta 31 de Agosto

12.30 horas

13.00 horas

14.30 horas

Desde 1 de Septiembre hasta 30 de Junio

12.30 horas

14.30 horas

Los simpáticos leones marinos californianos y de La Patagonia son bulliciosos, son juguetones, son una sensación internacional y han decidido que el Rancho Texas Lanzarote Park sea su hogar permanente. Son, nada más y nada menos, que celebridades marinas que nos invitan a soñar con lugares recónditos del planeta y, al verlos, sentimos admiración por la madre naturaleza.

Los leones marinos descienden de antepasados terrestres y han evolucionado desarrollando distintas características para conquistar el mundo acuático. Actualmente existen 19 especies distribuidas por casi todo el Océano Atlántico, la costa americana del Pacífico, el Polo Norte y la Antártida.

Son mamíferos marinos, tienen el cuerpo recubierto de pelo, las extremidades en forma de aletas y el macho, en la edad adulta, desarrolla alrededor de su cuello una melena similar a la del león terrestre. Su dieta se compone de todo tipo de peces, calamar y krill.

El león marino es un experto nadador que utiliza sus aletas delanteras para propulsarse realizando un movimiento de pala, logrando saltos de hasta 1,5 metros y dirigen su cuerpo con sus aletas traseras utilizándolas como timón.

Se estima su longevidad entre los 20 y 25 años, alcanzando la madurez sexual a los tres años las hembras y a los cinco los machos. Son migratorios viviendo en grandes colonias compuestas por harenes. Cada harén puede tener entre 12 a 100 hembras, dependiendo de la especie y la dominancia del macho.

Sus depredadores son la orca y el tiburón blanco. Aunque no está en extinción, el león marino es una especie protegida.

La reproducción se realiza siempre en verano y en esos tres meses su vida transcurre en tierra. Tienen una cría al año que nace nada más arribar la hembra al apostadero. La lactancia dura de seis a 12 meses y la cópula ocurre cuando el harén ya está organizado. Una vez fecundada, la hembra recobra su libertad.

Se diferencian de las focas en que tienen orejas y pueden llevar hacia delante las aletas posteriores de manera que el animal camina en sus cuatro patas, nada con las aletas delanteras y presenta uñas en las posteriores.

El entrenamiento de estos animales es a base de “tiempo”, “paciencia” y, por sobre todas las cosas, “respeto”. Por eso somos consientes de sus estados de ánimo y, al igual que nosotros, ustedes deben entenderlos.